Descargar
Foto de doña María
 
Don Máximo y doña María son dos de los pobladores que más tiempo tienen viviendo en el asentamiento humano José Carlos Mariátegui, un lugar declarado en alto riesgo por el peligro de sufrir inundaciones. Los dos son dirigentes del barrio, y además tienen las mismas ganas de luchar por  el desarrollo de su pueblo.
 
A ellos los encontré en el auditorio de la Biblioteca Municipal de Chulucanas. Con libreta de apuntes en mano, ponen atención a la capacitación que brinda el proyecto Soluciones Prácticas en el marco del proyecto Aliados ante Inundaciones, que viene siendo implementado desde marzo del 2014 con el financiamiento de Zurich y que tiene por objetivo la reducción de la vulnerabilidad a las inundaciones en las poblaciones pobres de las cuencas del Rímac y Piura a través de una mayor integración de los sectores para la gestión de las inundaciones, enfoques innovadores basados en la ciencia, y el fortalecimiento de las capacidades de las instituciones.
 
Máximo me informa que en su asentamiento humano,  el 40% de las 250 familias que habitan ahí,  no cuentan con el servicio básico de agua y desagüe.  “Hemos puesto un documento ante el alcalde José Montenegro, ya nos han dado la viabilidad. Estamos ya con el número de SNIP para la obra de agua y alcantarillado donde todo en el asentamiento humano ya vamos a tener el líquido elemento. Ojalá que se nos haga realidad”. Indica un poco emocionado Máximo.
 
Máximo y María dicen que una forma de prevenir o disminuir los riesgos ocasionados por las inundaciones, es estar en constante capacitación, además de organizar al vecindario. “En nuestro asentamiento humano no tenemos el riesgo que se desborde el río, pero sí tenemos un dren que trae las aguas del centro de la ciudad y del mercado y que desemboca cerca a nuestras casas”. Comenta María Martínez. El temor que este dren se desborde aumenta ante la cercanía de las lluvias  y el hecho que la municipalidad de Chulucanas aún no haya realizado la limpieza de los drenes de la ciudad. 
 
Ya  ambos dirigentes han cursado documentos a la autoridad edil para que se inicien los trabajos de limpieza que normalmente se programan para los últimos meses del año. En los meses de febrero y marzo de este año, la comunidad se organizó y con apoyo de la municipalidad, realizaron una jornada de limpieza de los drenes de José Carlos Mariátegui. “En esa jornada de limpieza participamos casi todos los moradores del asentamiento humano, sacamos la maleza y basura del dren y de las calles, pero hoy otra vez están llenas de basura”. Refiere María, al tiempo que agrega que a diferencia de la situación que vivieron en los anteriores fenómenos de El Niño, hoy están organizándose.
 
“Ahora los vecinos asisten a reuniones como esta por ejemplo, se nota que están más preocupados por saber qué hacer ante una inundación. Nosotros mismo convocamos a reuniones en el asentamiento humano para informar del avance de nuestras gestiones ante las autoridades. No queremos pasar por lo mismo”. Afirma el teniente gobernador de José Carlos Mariátegui, Máximo Huamán
 
Y es que a sus 69 años recuerda con mucha claridad que durante el fenómeno de El Niño del año 1998 ya vivía en el lugar y que ante la gran acumulación de agua y humedad, cuatro viviendas de los moradores terminaron colapsando. “Tratábamos de proteger a nuestras casas de las lluvias colocando sacos con arena en las puertas; plásticos en las paredes, pero aun así terminaban dañadas”. Recordó Máximo.
 
Hay que tener en cuenta que en la zona del asentamiento humano José Carlos Mariátegui se aprecian varias casas que tienen pequeños canales que atraviesan de largo los inmuebles. Esto se debe a que están ubicados en una zona donde discurren las aguas de las lluvias.
 
Este año esperan termina mejor preparados para afrontar las consecuencias que pueda traer consigo el anunciado fenómeno El Niño del 2015. Todos en esta zona desean con mucha esperanza que aquellas escenas de las pasadas inundaciones no se vuelvan a repetir. .
 
Facebook Twitter LinkedIn WhatsApp