Descargar

El asentamiento humano Carrizales, en Chosica, se formó luego de una expropiación por parte de la empresa Sedapal, que los instaló hace 30 años en ese terreno en las laderas de los cerros que bordean el río Rímac, y que acoge actualmente a más de 500 personas. Paradójicamente, no hay agua potable en Carrizales. Tampoco luz. Pero acaso lo más preocupante radica en el constante estado de riesgo al que se someten los habitantes, quienes todos los años, de diciembre a marzo, sobre todo, sufren su vulnerabilidad debido a su ubicación y su precariedad, y juegan a la suerte su destino, en búsqueda de que ningún huayco, ni ningún derrumbe, ni ninguna inundación los deje sin absolutamente nada.

Carrizales es una de las zonas elegidas por Soluciones Prácticas y su proyecto Aliados ante inundaciones, ejecutado con el financiamiento de la empresa aseguradora Zurich a través de su Programa Global de Resiliencia ante Inundaciones, con el objetivo de reducir la vulnerabilidad a las inundaciones en las cuencas del río Rímac, a través de una mayor integración de los actores para la gestión de las inundaciones, enfoques innovadores basados en la ciencia, y el fortalecimiento de las capacidades de las instituciones involucradas.

Para llevar a cabo el proyecto, se hace urgente contactar a las autoridades locales afectadas. Muchas de ellas, por causa de los incontables años vividos en situación de abandono, son reacias a creer en la ayuda. Ese fue el caso de la gente de Carrizales, que en un inicio no quiso participar de las actividades del proyecto. Poco a poco, gracias a los consejos de las comunidades vecinas, como la de Las Esteras, el presidente de la comunidad, Jhony Pariona, se llegó a convencer, y con ello, se logró involucrar a su pueblo.

ayuda1Jhonny Pariona, presidente de la comunidad de Carrizales.

Conociendo al presidente

Jhony Pariona tiene 45 años y actualmente cursa el tercer año de la carrera de Derecho. Es un hombre de verbo florido y lleva ejerciendo su cargo ya dos períodos. Mantiene como negocio una pequeña bodega que abastece a su pueblo de lo necesario para sobrevivir, teniendo en cuenta su situación de pobreza. Jhony nos cuenta que desde hace cinco años tienen elaborado un perfil técnico que describe la problemática a la que se enfrentan a diario, pero que ninguna institución la ha querido recibir.

El hecho de que Jhony sepa sobre los riesgos a los que se somete su comunidad no quiere decir que la gente que la habita lo sepa. “Felizmente”, nos dice, “nos hemos encontrado con la ayuda de Soluciones Prácticas, que nos vienen explicando los riesgos que tenemos para que todos en la comunidad seamos conscientes. Estamos asistiendo a reuniones en las que nos capacitan sobre cómo reaccionar ante los desastres que podrían aparecer, y también nos enseñan cómo afrontarlos. Y eso para nosotros resulta fundamental. Nosotros tenemos más de 30 años en esta comunidad y hasta entonces nadie se nos había acercado a ofrecer ayuda, por eso estamos muy agradecidos”.

ayuda2La gente de Carrizales en plena limpieza. Debido a las decepciones anteriores, desconfiaban de la ayuda de Soluciones Prácticas. Pronto se convencieron.

El problema de los habitantes de Carrizales es muy común en el Perú: no creer en proyectos de largo plazo. “Aquí en mi comunidad la gente quiere que todo se resuelva de la noche a la mañana”, nos dice Jhony. “Mi labor como presidente es hacerle entender a la gente que hay que respetar etapas, y que es importante asistir a las capacitaciones, es importante escuchar lo que nos dicen nuestros amigos de Soluciones Prácticas. Hay gente que no cree que estemos en peligro. Piensan que el río va a seguir así, en calma, y que nunca va a llover fuerte ni nos va a pasar nada”.

Jhony sabe perfectamente que no es así. De hecho, es uno de los habitantes que fue testigo del huayco que arrasó la zona en el verano de 1997. “Yo en ese entonces me dedicaba a la agricultura, y todo lo que yo cosechaba se perdió”, lamenta. “No estamos protegidos ni a salvo, y hay que tenerlo claro. Por eso debemos de prepararnos, y en esa preparación lo que está haciendo con nosotros la gente de Soluciones Prácticas es fundamental. Yo estoy eternamente agradecido con ellos porque no hemos necesitado llamarlos, sino que han acudido a nuestra ayuda de manera genuina y gratuita. Y esa manera de ser le hace falta a muchísima gente que quizás ocupa cargos más importantes, pero que nunca se dan una vuelta para ver en qué pueden colaborar con el prójimo”.

¿Qué hubiese pasado si Jhony Pariona seguía firme en su postura de rechazo al apoyo de Soluciones Prácticas? A veces, la oportunidad se vuelve a presentar. Y Jhony tiene clarísimo que no la va a desaprovechar. Carrizales, su pueblo querido, lo merece.

Facebook Twitter LinkedIn WhatsApp