Fecha de publicación: 14/11/2017

inundacion por huracanes

Después de una de las peores temporadas en la historia de los huracanes en el Atlántico, las compañías aseguradoras más grandes del mundo dicen que el sector debe organizarse si quiere sobrevivir al cambio climático.

Tomar seguros contra desastres naturales climáticos podría alcanzar niveles prohibitivos para los hogares y las compañías, en la medida que los daños potenciales son tan impredecibles que modelarlos puede resultar imposible un riesgo inaceptable para las compañías de seguros.

“En algún momento futuro se dará una situación en que la gente no podrá permitirse comprar un seguro contra catástrofes… eso es lo que queremos evitar”, dijo Ernst Rauch, responsable del Corporate Climate Centre de Munich Re.

La compañía reaseguradora más grande del mundo sufrió una pérdida de 1,400 millones de euros (US$ 1,630 millones) cuando los huracanes Harvey, Irma y María hicieron subir los reclamos.

Contrariamente a la visión de Warren Buffett de que el cambio climático impulsará la demanda de cobertura y elevará las ganancias de sus compañías de seguros, se está dando el riesgo opuesto en tanto los patrones climáticos cambiantes hacen que sea imposible asegurar las zonas propensas a desastres.

Encontrar maneras de evitar que esto ocurra figura en el orden del día de las negociaciones sobre clima patrocinadas por Naciones Unidas en Bonn, Alemania, esta semana.

La responsabilidad de soportar el gasto de reconstrucción después de los huracanes, las inundaciones y los terremotos ya recae de manera desproporcionada sobre los gobiernos.

Las compañías de seguros sólo responden por un 10% de los daños por US$ 75,000 millones que causó la inundación en Texas después del huracán Harvey, según AIR Worldwide.

Esto se debe a que las pólizas de seguros para el hogar estadounidenses más estándar no cubren las inundaciones que sí cubre la mayoría de las pólizas. Se da una situación similar en Fiyi, castigado el año pasado por el peor ciclón en su historia, donde menos de una de cada diez personas tiene seguro.

“Es una gran preocupación de Swiss Re que haya semejante brecha entre las pérdidas económicas y lo que está asegurado”, dijo Peter Zimmerli, responsable de riesgos atmosféricos de Swiss Re, la segunda compañía reaseguradora más grande. “Algunas de las señales del calentamiento global ya se están dando… no se pueden discutir”.

“Obsoleto”

El cambio climático está volviendo más cálidas las temperaturas, aumentando los niveles del mar y agravando los desastres, tendencias que empeorarán en tanto el planeta sigue calentándose, según científicos del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático.

Las compañías de seguros no han seguido el ritmo de las tendencias cambiantes porque todavía evalúan el riesgo futuro sobre la base de lo que ocurrió en el pasado, según Tom Herbstein, que dirige en la Universidad de Cambridge un proyecto de seguros llamado ClimateWise, financiado por el sector.

“Dado que el seguro convencional se vuelve más costoso, es posible que las comunidades opten en cambio por invertir en atenuación del riesgo”, dijo.

“Vivimos en un mundo donde el riesgo crece exponencialmente”, señaló Herbstein. “El cambio climático pone en duda de manera fundamental el modelo de negocios actual para los seguros porque está volviendo obsoleto el análisis actuario en muchos lugares”.

FUENTE: Gestión

Otras notícias que te pueden interesar